El Flautista de Hamelín

Vamos a adentrarnos en otra historia de los Hermanos Grimm para entretener a los más pequeños de la casa, y en esta ocasión es turno del cuento clásico del Flautista de Hamelín que te hemos resumido en Frases.Top para que puedas leer a los niños antes de ir a dormir. ¡Vamos con él!

Cuento del Flautista de Hamelín Corto

Título en Español: El Flautista de Hamelín
Género: Cuentos Clásicos
Autor: Hermanos Grimm
Fecha de Publicación: 1816

Érase una vez en Alemania un pequeño pueblo llamado Hamelín. Era un lugar hermoso, durante todo el año se respiraba aire puro y tenía un clima maravilloso porque se encontraba en plena naturaleza. Las casitas parecían salidas de un cuento de hadas, tenían paredes blancas, techos rojos y chimeneas humeantes.

El clima era perfecto para sembrar y criar animales por lo que siempre había alimentos. Siempre podías encontrar pasteles, panes, queso y leche todo el año. Hamelín era un pueblo lleno de gente feliz.

Un día ocurrió algo terrible que acabó con la paz del pueblo. Cuando los habitantes despertaron luego de una noche de sueño reparador se encontraron con que había ratones por todo el lugar.

Todos corrieron espantados a proteger sus graneros para evitar que saquearan el trigo, pero no tuvieron suerte. En poco tiempo los ratones se hicieron con el grano y empezaron a multiplicarse aún más al punto que era imposible caminar sin pisar un ratón. La situación se hizo insoportable y nadie encontraba la solución.

Entonces el alcalde reunió a todo el pueblo en la plaza principal, se subió al estrado y gritó para que todos lo escucharan:

—Quien encuentre la solución a esta plaga se le recompensará con un saco de monedas de oro.

La noticia se extendió por todo el país y pronto llegaron al pueblo exterminadores, cazadores y héroes a probar suerte, pero nadie podía acabar con la plaga. Entonces un día se acercó un joven trovador, flaco y que solo llevaba una bolsa de tela con una flauta. Decidido se acercó al alcalde y le dijo:

—Yo les ayudaré, eliminaré los ratones del pueblo y volverán a ser felices.

El alcalde aceptó ¿Qué podía hacer un joven flacucho cuando ni los más fuertes héroes y cazadores habían logrado acabar con los ratones?

Sin demorarse el flautista se llevó la flauta a los labios y empezó a tocar, su melodía era dulce y maravillosa. Los pueblerinos se miraron sin entender nada, pero eso estaba por cambiar. Pronto los ratones empezaron a congregarse alrededor del músico, con sus orejas levantadas y los ojos brillantes debido a la magia de su música.

Sin dejar de tocar el flautista empezó a alejarse del pueblo seguido por miles de ratones, abandonó el valle y cruzó un río donde los ratones se ahogaron. De esa forma libró al pueblo de la plaga.

La alegría regresó al pueblo y por la noche se organizó una gran fiesta, había comida y bebida para todos. Unos días después el flautista regresó ante el alcalde.

—Quiero mi recompensa. Ya no tienen ratones en el pueblo —dijo al alcalde—. Cumplí con mi promesa y usted debe cumplir con la suya.

El alcalde lo miró y soltó una carcajada:

—¿¡Pagarte una bolsa llena de monedas de oro por tocar la flauta?! ¿Estás loco muchacho? ¡Vete de aquí y no regreses jamás!

Cuento El Flautista de Hamelín

El flautista se sintió terriblemente traicionado y decidió vengarse del alcalde y del pueblo desagradecido. Sin responder sacó su flauta y empezó a tocar. Al instante se dejó escuchar una melodía más dulce y hermosa que la que había hechizado a los ratones. Era tan encantadora y divertida que los niños del pueblo rodearon al flautista para escucharla.

Poco a poco el flautista empezó a alejarse del pueblo sin dejar de tocar y los niños fueron detrás del él. Solo unos niños se quedaron atrás, un pequeño cojo, uno sordo y uno ciego, quienes se ayudaban entre sí para seguirlo.

Pronto los padres se dieron cuenta que no escuchaban las risas de sus hijos y sus juegos y decidieron salir a buscarlos, pero por más que lo hicieron no encontraron a sus hijos, habían desaparecido sin dejar rastro alguno.

Mientras tanto, el flautista guio a los niños del pueblo hasta una cueva cercana y continuó tocando. Los niños que se habían quedado atrás descubrieron el engaño y decidieron regresar al pueblo.

—Fue el flautista —dijo el niño cojo al alcalde —. Se los llevó a todos y los tiene en una cueva en las montañas.

Muy apenado por su avaricia el alcalde bajó la cabeza y salió junto a los padres a buscar al flautista para pedirle que les devolviera a los niños.

—Por favor, flautista, devuélvenos a los niños —pidió el alcalde al indignado flautista.

—Me mentiste y te burlaste de mí. Prometiste un saco de monedas de oro a quien se encargara de la plaga de ratones y yo lo hice, merezco el pago. Pero tu avaricia y tu mala actitud no conocen límites. Estas son las consecuencias.

Los padres del pueblo lloraron desesperados, pero el flautista se negaba a devolverles a sus hijos. El alcalde se arrodilló ante él:

—Perdóname por favor. Soy un hombre estúpido y malagradecido. Aprendí la lección. Toma. —Sacó de su chaqueta dos enormes bolsas llenas de monedas de oro—. Esto es el doble de lo que prometí. Deja que esto sea la prueba de mi arrepentimiento y libera a los niños.

El flautista, que tenía un buen corazón se conmovió y aceptó:

—Te perdono y acepto la recompensa. Espero que de ahora en adelante cumplas tu palabra, puedes encontrarte con alguien realmente malvado y vengativo.

El flautista tomó su flauta y volvió a tocar su melodía. Uno a uno los niños salieron de la cueva y corrieron a los brazos de sus padres entre risas y lágrimas.

Era tal la emoción que nadie notó cuando el trovador tomó las bolsas de monedas, su bolsa de piel, su flauta y con una gran sonrisa se alejó con discreción, tal y como había llegado al pueblo.

Personajes del Flautista de Hamelin

El flautista de Hamelín es una leyenda alemana documentada por los Hermanos Grimm. Su título original en alemán es Der Rattenfänger von Hameln, que significa “El cazador de ratas de Hamelín”.

Esta historia nos narra una terrible desgracia que ocurrió en la ciudad de Hamelín en Alemania el 26 de junio de 1284. Como la mayoría de las leyendas, se desconoce exactamente la historia original, pero en el pueblo Hamelín en Alemania existe una calle donde está prohibido por costumbre tocar música en respeto a este evento. Cuando se dan procesiones y desfiles musicales, la banda deja de tocar cuando pasan por la calle donde se encuentra la supuesta casa del flautista.

Se cree que un gran grupo de niños desapareció en el pueblo en esa fecha. Un hombre llamado Decan Lude, de Hamelín, contó que en el año 1384 leyó en un libro el testimonio de su abuela, que había observado el mágico suceso. El testimonio estaba escrito en verso y decía:
El Flautista de Hamelín

“En el año de 1284 en el día de Juan y Pablo

siendo el 26 de junio

por un flautista vestido con muchos colores,

fueron seducidos 130 niños nacidos en Hamelín

y se perdieron en el lugar del calvario, cerca de las colinas”.

Sea cual sea el origen de esta historia, está clara su enseñanza y es siempre cumplir con nuestra palabra y evitar ser avariciosos. Si has prometido algo, debes de cumplirlo.

Los personajes principales del flautista de Hamelín son:

  • El flautista: se le presenta como un trovador mágico cuya música pudo hechizar a los ratones y a los niños de la ciudad. En algunas versiones no perdona al alcalde y se queda con todos los niños del pueblo como castigo.
  • El alcalde: es un hombre orgulloso y avaricioso que no duda en burlarse del trabajo del flautista para luego verse obligado a disculparse y pagar el doble al flautista.

Vídeo Resumen del Flautista de Hamelín

Solo espero que hayas disfrutado con este resumen original de Frases.Top del cuento del Flautista de Hamelín. No olvides compartir y seguirnos, así como te invitamos pasarte por la sección principal con todos los cuentos de Frases.Top, así como la categoría de cuentos populares. ¡Hasta pronto!

Publicado el 20 de agosto 2020

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.