Hansel y Gretel

En el día de hoy continuamos en Frases.Top con una de esas obras clásicas infantiles que ha sida adaptada a películas y obras de teatro, porque es cuento de Hansel y Gretel que te presentamos aquí corto y resumido hará las delicias de los que buscan un cuento de terror para niños. ¡Vayamos a leerlo!

Resumen del Cuento de Hansel y Gretel Corto

Había una vez dos hermanos, Hansel y Gretel, hijos de una pobre pareja, un leñador y su esposa, madrastra de los niños. La familia, debido a la hambruna y pobreza que asolaba el lugar, apenas tenía para comer. Con el paso del tiempo la situación solo empeoraba, al punto que el leñador no alcanzaba a vender la leña que cortaba ¡Ni siquiera podía vender un atado de ramas!

Una noche, desesperado por el hambre y dando vueltas en la cama, dijo a su mujer entre suspiros de dolor:

—¿Qué será de nosotros? ¿Cómo alimentaré a mis hijos? No nos queda nada para comer.

—Tengo una idea—respondió ella con malicia—. Mañana saldremos de madrugada, nos llevaremos a los niños a lo profundo del bosque. Les encenderemos una fogata, les daremos el pan del día y los abandonaremos para ir a nuestro trabajo. No sabrán regresar a casa y nos libraremos de ellos—explicó la malvada mujer.

—¿Qué dices?  —exclamó el leñador—. No puedo hacer eso ¡Cómo podría cargar con la culpa de abandonar a mis hijos! Los matarían las fieras del bosque.

—No seas estúpido—continuó ella—¿Quieres verlos morir de hambre? ¿Qué muramos los cuatro? Entonces empieza a construir los ataúdes—y así pasó la noche, importunando al pobre hombre hasta que accedió a abandonar a sus hijos.

Hansel, que no podía dormir por el hambre, escuchó la conversación. Entre lágrimas le contó a su hermana lo que había descubierto:

—Estamos perdidos—sollozó ella.

—No llores, hermanita—la consoló Hansel—. Ya encontraré la solución.

Cuando todos se durmieron, el niño escapó de casa. La luna brillaba sobre su cabeza y le permitió recoger un montón de guijarros blancos que refulgían como plata ante la luz. Se llenó los bolsillos y regresó al cuarto.

—Encontré la solución, hermanita, duerme tranquila. Dios no nos abandonó—susurró a Gretel.

Cuando despuntaba el alba, la malvada mujer los despertó a gritos:

—Vamos, arriba niños holgazanes, es hora de trabajar.

Cuando estaban por salir de casa les entregó a ambos una hogaza de pan.

—Y esto es para el mediodía, no lo coman antes, porque no habrá más.

Gretel guardó el pan en su delantal, pues Hansel no podía guardarlo en sus bolsillos llenos de piedras. Mientras seguían a sus padres a través del bosque, Hansel regaba piedrecillas blancas a lo largo del camino.

Cuando llegaron al centro del bosque, el padre de los niños encendió una hoguera y les dijo que descansaran mientras ellos trabajaban, que, al terminar, regresarían por ellos.

El hombre se alejó y para engañarlos, ató un palo a un árbol de manera tal que el viento lo moviera y lo hiciera golpear contra el tronco, simulando el ruido de los hachazos, así los niños se quedarían tranquilos.

Al mediodía los niños comieron sus hogazas de pan y se durmieron. Al despertar, se encontraron con que había caído la noche. Gretel empezó a llorar:

—¡Nos abandonaron! ¿Cómo regresaremos a casa?

—Espera a que salga la luna, verás que encontraremos el camino a casa.

Y cuando salió la luna, el niño tomó a su hermana de la mano y siguió el camino de blancas piedrecillas. Llegaron a casa y la madrastra sorprendida solo atinó a regañarlos por quedarse en el bosque. Su padre en cambio, estaba muy feliz.

Pero la miseria continuó. La madrastra convenció de nuevo al hombre para abandonar a los niños en lo profundo del bosque. Hansel los escuchó de nuevo y se dispuso a repetir su plan anterior. Sin embargo, la malvada mujer había cerrado la puerta con llave.

Hansel decidió entonces, marcar el camino con su hogaza de pan. Mientras sus padres los guiaban a lo profundo del bosque, él dejaba caer migas de pan por el camino.

De nuevo, dejaron a los niños en medio del bosque, con una fogata y la promesa de volver. Los niños se quedaron dormidos luego de compartir la hogaza de pan que correspondía a Gretel.

Cuando la luna salió, Hansel tomó la mano de su hermana y se dispuso a seguir el camino de migas que había dejado pero ¡Que mala suerte! Los pajaritos del bosque se las habían comido todas.

cuento de hansel y gretel

Deambularon por el bosque durante toda la noche y todo el día siguiente, sin encontrar la salida. Estaban hambrientos, pues solo habían comido algunas bayas del bosque. Estuvieron perdidos por tres días, alcanzando lo más profundo del bosque cada vez más.

Cuando ya estaban desfallecidos, siguieron un pajarito blanco de hermoso canto hasta un claro en el bosque, pues ¿Cómo un pajarito tan lindo podía engañarlos? Encontraron en medio del claro una casita ¡No podían creer lo que veían! Las paredes eran de pan, las ventanas de azúcar y el tejado de biscocho bañado en chocolate. Hambrientos, corrieron hacia ella. Gretel partió una ventana y empezó a comer, mientras Hansel arrancó un gran trozo del techo.

—¿Quién se come mi casita? —rugió una voz desde el interior.

—El viento—respondieron los niños sin dejar de comer.

La puerta se abrió bruscamente y salió una mujer muy anciana que se apoyaba en un bastón. Los niños iban a correr, pero ella les dijo:

—Mis pobrecitos niños, muriendo de hambre en el bosque, vengan, vengan a compartir mi mesa y quédense conmigo el tiempo que gusten.

Hansel y Gretel confiaron en la apariencia amable de la anciana y la acompañaron al interior de la cabaña. Encontraron sobre la mesa un gran festín y hambrientos, compartieron con ella todo tipo de platillos.

Pero pronto, se dieron cuenta que era una anciana bruja que había construido aquella casita para atraer a los niños y comérselos. Era muy poderosa, con un gran olfato, pero casi ciega. Logró encerrar a Hansel en una jaula y a Gretel la convirtió en su sirvienta.

Gretel se veía obligada a cocinar para su hermano, pues la bruja quería engordarlo para comérselo. Poco podía hacer la niña más que obedecer entre lágrimas. Hansel comía todo lo que quería, mientras que la bruja solo servía a Gretel conchas de cangrejo.

Todos los días la bruja se dirigía a la jaula y le ordenaba a Hansel que sacara el pulgar para ver si estaba cebado. El inteligente niño, que conocía la ceguera de la bruja, sacaba un hueso de pollo. La bruja desconcertada, ordenaba a Gretel que lo alimentara más. No entendía por qué el niño no engordaba.

Un día, perdió la paciencia y decidió comérselo. Envió a Gretel por agua para guisar a su hermano y le ordenó encender el horno para hacer pan.

—Trepa en el horno para ver si está caliente—ordenó la bruja a la niña.

Gretel no quería trepar en el horno, sabía que la bruja la encerraría para asarla y comerla junto a su hermano, así que fingió ignorancia.

—No sé cómo trepar—dijo—. Quizás si me enseña lo haga.

—¡Niña estúpida! —rugió la bruja impaciente y sin pensarlo dos veces trepó en el horno.

Gretel aprovechó la oportunidad para empujar a la bruja en lo profundo del horno y cerró la puerta con seguro. Los chillidos de la bruja eran terribles, pero al fin estaban a salvo. Gretel rescató a su hermano y juntos recorrieron la casita, encontrando grandes tesoros. Llenaron sus bolsillos y el delantal de Gretel con las piedras preciosas y perlas y se dispusieron a regresar a su hogar.

Luego de mucho caminar y de cruzar un río sobre el lomo de un buen pato, llegaron a una parte del bosque que conocían, pronto, encontraron la casa de su padre, quien los recibió con muchos abrazos y besos. Su conciencia no lo había dejado en paz desde que los abandonó en el bosque, además, la malvada madrastra había muerto.

Los niños volcaron sus bolsillos rebelando todas las perlas y piedras preciosas a su padre, gracias a eso se acabaron todas las penas y los tres vivieron juntos y felices para siempre.

Hansel y Gretel: Autor, Películas, Obras de Teatro

Hansel y Gretel (Hänsel und Gretel) es un cuento alemán que fue recopilado por los hermanos Grimm y publicado en 1812.

«Hänsel y Gretel» fue estrenada el 23 de diciembre de 1893 en el teatro Hoftheater de Weimar, Alemania, bajo la dirección de Richard Strauss, siendo una obra muy aclamada y considerada como una de las más importantes de su época y aun hoy se representa. Fue catalogada como “Ópera de hadas” por su escritor, Humperdinck.

En la actualidad su presentación siempre se programa para las fechas navideñas y según las estadísticas de Operabase, es la 14º opera en las cien óperas más representadas en el período 2005-2010.

Una de las versiones cinematográficas actuales de esta historia es Hansel y Gretel: Cazadores de brujas, una película alemana-estadounidense estrenada en el 2013 y que explora la adultez de ambos hermanos, quienes se habían convertido en cazadores de brujas.

Personajes de Hansel y Gretel

Entre los personajes de este cuento de hadas alemán tenemos:

  • Hansel: Es el hermano mayor, un chico muy listo que siempre está dispuesto a resolver problemas con su ingenio.
  • Gretel: Es una niña muy temerosa que, con el tiempo, encuentra el valor necesario para hacer frente al mal.
  • Padre: Es un pobre leñador que apenas puede llevar comida a su casa debido a la miseria que asola la región.
  • Madrastra: Es una mujer malvada que solo ansía deshacerse de los hijos del leñador para salvar su propia vida.
  • Bruja: Es una criatura de ojos rojos, ciega, pero con un buen olfato. Engaña a los niños para atraparlos y comérselos.

Vídeo del Cuento de Hansel Y Gretel

Y eso es todo! Si te ha gustado esta obra de Hansel y Gretel resumida, no dudes en hacerlo saber compartiendo este listado (con su enlace correspondiente a la fuente de Frases.Top). Además, no dudes en seguir viendo más cuentos de Terror, así como la lista de cuentos tradicionales y cortos y todos los cuentos para niños cortos de nuestro portal. Y por supuesto, tampoco te olvides seguirnos a través de nuestras redes sociales para no perderte jamás nada nuevo. ¡Hasta pronto!

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.