El Bosque Mágico

Nos adentramos nuevamente en el mundo de fantasía de frases.top con un nuevo cuento de hadas y personajes mágicos, porque este cuento de El Bosque Mágico que te traemos hoy corto y resumido es de las mejores historias que puedes leer en la cama para dormir a los niños. ¿Quieres conocerlos? ¡Pues vamos a leerlo!

Resumen del Cuento El Bosque Mágico

Había una vez un bosque mágico, uno que podría ser considerado casi legendario. Se decía que cuando una persona que estimara más su tristeza y miseria que toda la felicidad del mundo entrara en él, perdería toda su magia y se convertiría en un bosque normal.

Cerca de ese bosque vivía una anciana y su hijo mayor. Ambos vivían en una casa muy pequeña y no entraban al bosque por ninguna razón. Todo era felicidad para ellos, hasta que un día la señora se dio cuenta que necesitaban leña para hacer fuego y para encontrarla necesitaban ir al otro lado de la montaña.

—Hijo, ve a buscar leña al otro lado de la montaña, por favor—pidió su madre con voz agotada.

El muchacho era muy perezoso y poco inteligente, quería llevarle la contraria a su madre porque, ¿Para qué dar la vuelta a la montaña si tenían un bosque cerca? Su madre siempre le prohibía ir al bosque, decía que si iba a él algo terrible le ocurriría.

Ideas de ancianas, se dijo de manera despectiva, y partió al bosque desobedeciendo a su madre.

Y como ocurre en estos casos, la primera vez nada le ocurrió, regresó con la leña muy orgulloso, pues había demostrado que su madre no tenía la razón.

Al día siguiente también buscó leña en el bosque sin decirle a su madre. Su suerte se acabó al tercer día. Luego de recoger leña, se sentó en un tronco para descansar. Debajo del tronco salió una serpiente y antes que el muchacho pudiera pisotearla, se convirtió en una mujer hermosa de cabellos rubios y largos, vestida de blanco. Pero como era una serpiente, le quedó la lengua bífida como una.

El muchacho quedó prendado de su belleza, se enamoró de ella y le pidió que se fuera a vivir con él en la casa que compartía con su madre.

Mientras esto ocurría, pasó por casa de la madre una chica que vendía leña. La chica vestía harapos y temblaba a causa del frío. La noble señora la hizo pasar a la casa y la sentó junto al fuego. Luego, le regaló una chaqueta de su hijo, el joven ya no la usaba porque le quedaba pequeña, pero a la joven le quedaba bien.

Cuando ya se encontraba mejor, la joven se levantó, agradeció la ayuda y le regaló un poco de leña a la señora.

Después de un rato llegó el joven con la mujer-serpiente. El joven le explicó a su madre que la había encontrado en el camino, que la pobre no tenía a nadie en el mundo y que deseaba prestarle ayuda, que viviera con ellos compartiendo su techo.

La señora aceptó, pero al cabo de unos días notó que la mujer tenía la lengua de una serpiente. Decidió entonces hablar con su hijo para que la echara, porque era cosa de magia. Su hijo, orgulloso y desconfiando de la sabiduría de su madre, le dijo que amaba a la mujer serpiente y que se casaría con ella, lo quisiera o no.

 Al cabo de unos días la abuela notó que la mujer tenía la lengua de una serpiente y decidió hablar con su hijo. Pero él, cada vez más y más enamorado de la mujer-serpiente, no hacía caso a nadie. Cuando la madre dijo que quería que la mujer-serpiente se fuera de su casa, el hijo le dijo que amaba aquella chica y que estaba tan enamorado se quería casar.

La mujer serpiente se dio cuenta que su suegra sabía su secreto, así que manipuló al muchacho. Empezó a llorar y berrear, asegurando que su suegra no la quería, que era una mala mujer que no deseaba que su hijo creciera y fuera feliz. Tanto lloró que el muchacho echó a su propia madre a la calle.

La pobre mujer vagó hasta la entrada del bosque, no odiaba a su hijo, pese a recibir tal tratamiento luego de haber dedicado su vida a él.

El frío se incrementó con la noche, la mujer buscó refugio en el bosque mágico y encendió una fogata con la leña que le había regalado la muchacha. Al poco tiempo y mientras pensaba que pronto moriría, unos duendes se acercaron a bailar en el fuego.

cuento el bosque magico

—Tu hijo enfadó a los espíritus del bosque, nuestro rey ordena que acudas ante él—dijeron los duendes sin dejar de hacer piruetas en el fuego. Sus sombreros puntiagudos y rojos no paraban de girar en el aire con sus dueños.

La anciana accedió y apareció un ciervo. La mujer montó sobre su lomo y el animal partió al interior del bosque, donde ya no hacía frío y no había nieve en el suelo. En la espesura, los animales hablaban entre si y la magia brillaba en cada rincón.

El ciervo la llevó hasta el centro del bosque y ahí la dejó. Entonces, una gran silla de color negro apareció frente a ella. Se notaba que había alguien sentado, pero era invisible.

—Tu hijo despertó y molestó a los espíritus del bosque al cortar leña aquí. Ya tiene su castigo y deberá vivir con él—dijo la figura con voz humana—. Pero tú no has hecho nada, solo el bien, por eso te daré un regalo.

Una mano invisible se extendió y rasgó el aire, revelando una puerta a través de la cual se veía un pueblo con gente muy feliz, sol cálido y acogedor.

—Este es tu pueblo—dijo la voz—. Al entrar en él te harás joven y te reencontrarás con toda tu familia.

La anciana corrió hacia aquel portal mágico, dispuesta a encontrar de nuevo la calidez de los brazos de su madre, pero en el último momento se detuvo, giró y le preguntó al rey:

—¿Qué será de mi hijo?

—Al pasar por esa puerta olvidarás que alguna vez existió, pues este es el pueblo de tu pasado. No recordarás nada. No te preocupes por él, está viviendo su castigo.

La señora dudó otros instantes y finalmente dijo:

—No puedo abandonar a mi hijo, a pesar de todo el mal que ha hecho, soy su madre.

En ese momento, un viento huracanado y feroz se levantó en todo el bosque, a su paso desaparecía todo, duendes, la silla, el rey invisible, los animales parlantes y el portal. La mujer serpiente que estaba casada con el muchacho terminó convertida en una serpiente de verdad.

La madre, que amaba más su miseria que ser feliz debido al amor que sentía por su hijo, había provocado la desaparición de la magia del bosque.

El joven al descubrir la serpiente en su cama salió corriendo en busca de su madre. Ambos se reencontraron. Él lloró pidiéndole perdón y su madre se lo concedió. Después de esos eventos vivieron juntos y felices el resto de sus días.

Personajes del Bosque Mágico

  • El muchacho: Es un joven vago y altanero que hace lo que quiere y desobedece a su madre para demostrar que él tiene la razón.
  • La madre: Es una mujer abnegada que ama a su hijo por encima de toda la felicidad que tiene para ofrecer la vida.
  • La mujer-serpiente: Es el castigo que lanza el rey del bosque mágico al muchacho por cortar leña en el bosque.
  • El rey del bosque: Es una figura invisible de voz humana. Tiene poderes sobrenaturales y puede crear portales para llevar a las personas a la felicidad.
  • La joven que vende leña: Es una enviada del bosque mágico, pues la leña que le entrega a la madre del muchacho atrae los duendes del bosque.

Vídeo del Cuento de Hadas El Bosque Mágico

Y esto es todo amigos, esperemos que este cuento de hadas de Frases.Top «El Bosque Mágico» te haya servido para acostar y dormir a los niños. Puedes hacernos llegar a más personas compartiendo este post con su enlace en tus redes sociales. También te invitamos a seguir viendo más cuentos cortos bonitos, así como seguirnos a través de las redes sociales. ¡Muchas gracias y hasta la próxima!

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.