El Lobo y las Siete Cabritillas

Hoy vuelven a ser protagonistas los Hermanos Grimm con otra de esas historias que enseñan a los niños la importancia de no confiar en extraños y guardar siempre precauciones, y es que el siguiente cuento de El Lobo y las Sieta Cabrillas que te hemos resumido en Frases.Top es uno de los cuentos infantiles más clásicos para leer en casa antes de dormir. ¡Vamos a verlos!

Cuento del Lobo y las Siete Cabritillas Corto

Título en Español: El Lobo y las Siete Cabritillas
Género: Cuentos de Hadas
Autor: Hermanos Grimm
Fecha de Publicación: 1812

Había una vez una cabra vieja que tenía siete cabritas a su cuidado. Las quería como si fueran sus propias hijas. Un día tuvo que dejarlas solas en casa para ir a buscar alimento en el bosque:

—Hijas, debo ir al bosque a buscar alimento. Tengan mucho cuidado con el lobo, porque si entra a casa las devorará a todas y no dejará ni un pelo —advirtió preocupada y luego agregó—: Es muy astuto y suele disfrazarse, por lo que deben fijarse en su voz ronca y sus patas negras.

—No te preocupes, mamá, tendremos mucho cuidado. Puedes marchar tranquila.

La señora cabra se despidió con un balido suave de sus hijas y partió al bosque.

El lobo, que había observado la escena decidió darse un banquete con las siete cabritas. Por eso las cabritas no tardaron en escuchar que dijeran en la puerta:

—Abran hijitas, soy su madre, estoy de vuelta y traigo alimento para cada una —dijo una voz ruda.

Por suerte las cabritas reconocieron la ruda voz del lobo.

—No te abriremos. No eres nuestra madre. Ella tiene una voz muy dulce y la tuya es ruda. Tu eres el lobo.

El lobo fue a la tienda, compró yeso y se lo comió con el fin de suavizar su voz. Regresó a la casita de las cabritas y volvió a llamar a la puerta.

—Abran hijas, soy su madre que trae la comida. —Pero el lobo cometió un error y apoyó una pata negra en la ventana. Al verla, las cabritas respondieron:

—No te abriremos, no eres nuestra madre. Ella no tiene las patas negras con garras ¡Tú eres el lobo!

El lobo corrió a un panadero y le dijo:

—Me he lastimado el pie ¿puedes untármelo con harina?

El panadero dudó de las intenciones del lobo, pero este le amenazó. Asustado, el panadero accedió a cubrirle la pata con harina. Con la pata completamente blanca el lobo regresó a la casa de las cabritas.

—Abran hijas, soy su madre querida, traigo cosas buenas del bosque.

—Enséñanos la pata para comprobar si eres nuestra mamá.

El lobo enseñó la pata a través de la ventana. Las cabritas saltaron de la alegría al comprobar que era una pata suave y blanca como la de su madre. Se apresuraron a abrir la puerta y… ¡qué miedo! ¡era el lobo! Aterradas las cabritas corrieron a esconderse. Una lo hizo bajo la mesa, otra en la cama, la tercera en la cocina, la cuarta en el horno, la quinta bajo el fregadero, la sexta en el armario y la más pequeñita de todas en el reloj.

El lobo las buscó y las devoró a todas menos a la más pequeña. Ya satisfecho el lobo se alejó del lugar hasta llegar al bosque, donde encontró un árbol y se acostó a la sombra a dormir la siesta.

cuento el lobo y las siete cabritillas

Cuando la cabra regresó a su casa se llevó un susto de muerte. La puerta estaba abierta de par en par y todos sus muebles estaban volcados, la vajilla estaba completamente rota y las mantas y almohadas estaban rasgadas. La cabra buscó a sus hijas, pero no las encontró. Entonces decidió llamarlas por sus nombres, al llegar a la última una vocecita le contestó desde la caja del reloj.

Juntas lloraron la pérdida de las demás cabritillas. Cuando ya no tenían más lágrimas decidieron pasear por el bosque para aliviar su pena. Fue entonces cuando encontraron al lobo durmiendo bajo el árbol, roncando con tanta fuerza que hacía temblar el suelo.

La cabra lo observó desde la distancia y notó como algo se movía en su estómago ¡sus hijas aún estaban vivas! El lobo en su glotonería se las había tragado por completo. La vieja cabra tomó a su hija pequeña, tomaron impulso, corrieron hacia el lobo, dieron un gran salto y cayeron sobre la cola del lobo.

Tal fue la sorpresa y el golpe que el lobo vomitó a las seis cabritas, una tras otra, todas vivas y coleando.

En su malestar el lobo se alejó trastabillando en dirección al río, donde cayó y fue arrastrado por la corriente.

Las cabritas abrazaron a su madre y juntas celebraron la vida y el final del malvado lobo.

Personajes del Lobo y las Siete Cabritillas

Este cuento infantil es un cuento de hadas de los hermanos Grimm, siendo su título original “Der Wolf und die sieben jungen Geißlein”.

Este cuento busca enseñar a los niños la importancia de no abrir la puerta de la casa a extraños y estar atentos a cualquier engaño que estos puedan emplear. Es un cuento esencial para los más pequeños de la casa.
el lobo y las siete cabritillas

Entre los personajes de esta historia podemos resaltar:

  • La cabra anciana: es una cabra que ha adoptado a siete cabritillas y las ama como si fuera su propia madre. Es muy prudente e inteligente.
  • Las siete cabritillas: son hijas modelo, obedientes, lamentablemente logran ser engañadas por el lobo pese a obedecer a su madre.
  • El malvado lobo: es un animal astuto y violento. No se rinde ante los continuos fallos y logra comerse a seis de las siete cabritillas.

Vídeo Resumen del Lobo y las 7 Cabritillas

Si te ha gustado el resumen de este cuento del Lobo y las 7 Cabritillas, no dudes en hacérnoslo saber dándonos un like por las redes sociales, así como compartiendo nuestro post. Tampoco te olives de visitar nuestra sección de cuentos de hadas para niños, así como revisar todos los cuentos infantiles cortos que tenemos para ti y que a buen seguro sabrás sacarle provecho. ¡Hasta pronto!

Publicado el 11 de septiembre 2020

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.