La Gallinita Roja

Hoy es el turno de presentarte otro de esas historias con valores para niños que no deben faltar en tu repertorio para leer a los niños antes de ir a dormir, y es que el siguiente cuento de La Gallinita Roja resumido que te presentamos hoy en Frases.Top muy original y corto es perfecto para inculcar desde la etapa infantil la importancia del esfuerzo y la perseverancia. ¡Vamos a leerlo!

Cuento de La Gallinita Roja Corto

Título en Español: La Gallinita Roja
Género: Cuentos de Hadas
Autor: Mary Mapes Dodge
Fecha de Publicación: 1874

Había una vez una hermosa granja donde todos los animales vivían en paz y armonía. Los granjeros cuidaban muy bien de ellos y nunca les faltaba nada.

Con el canto del gallo al amanecer, los granjeros iniciaban sus labores, alimentaban a todos los animales y les preparaban una nueva de paja para pasar la noche.

Todos tenían su lugar, los caballos tenían un gran espacio para correr, los cerdos tenían su propia charca de lodo y las vacas un pastizal donde alimentarse.

Las gallinas tenían su corral y pasaban el día en él, caminaban de acá para allá y cuidaban con esmero de sus pollitos.

En aquel grupo de gallinas destacaba una gallinita roja que se llamaba Marcelina. Un día, mientras escarbaba entre unas rocas, encontró un hermoso grano de trigo. Lo tomó con su pico y pensó qué hacer con él. Había visto que los granjeros sembraban semillas y surgían de ellas muchos más granos que utilizaban para preparar pan.

Como Marcelina era una gallina muy amable y lista tuvo una gran idea:

—Sembraré este grano como los granjeros, con el tiempo tendré harina y podré invitar a todos mis amigos a comer pan.

Llena de alegría corrió a buscar a sus mejores amigos, un gato, un perro y un pato.

—¡Amigos! Miren lo que he encontrado. Es un grano de trigo ¿me ayudarían a plantarlo?

—Yo no —dijo el pato.

—Yo no —dijo el gato.

—Yo no —dijo el perro.

—Está bien —dijo la gallinita—Yo lo sembraré.

Marcelina se alejó de sus amigos un poco triste y buscó el lugar perfecto para plantar su trigo. Durante muchos días regó el terreno y vigiló que otros pájaros no se acercaran. Su trabajo dio resultados. Un día, comprobó con felicidad como nació una plantita.

Con el tiempo la planta creció y creció y se cubrió de espigas llenas de semillas ¡Estaba lista para segar! Muy feliz, la gallinita roja buscó a sus amigos.

—Amigos queridos, mi semilla ahora es una hermosa planta. Llegó el momento de segarla para poder recoger las espigas ¿Me ayudarán?

—Yo no —dijo el pato.

—Yo no —dijo el gato.

—Yo no —dijo el perro.

—Bueno, si no quieren ayudarme, lo haré yo sola.

Marcelina se armó de mucha paciencia y se puso a trabajar. La tarea de segar el trigo era muy dura para una gallina como ella, pero con mucho esfuerzo y decisión alcanzó su objetivo y cortó todas las espigas de trigo.

Agotada, la gallina volvió a reunir a sus amigos. Necesitaba ayuda para trillar.

—Amigos, he segado y ahora debo separar el grano de la espiga. Es un trabajo duro y me gustaría tener su ayuda para terminar pronto ¿Quién me ayudará?

—Yo no —dijo el pato.

—Yo no —dijo el gato.

—Yo no —dijo el perro.

—¡Esta bien! —exclamó la gallinita decepcionada—. Lo haré todo yo.

La gallinita roja se alejó muy enojada con sus amigos. Nadie quería ayudarla. Por suerte recuperó el buen ánimo muy pronto y con su pico separó con esmero los granos de trigo de las espigas. Cuando por fin terminó, era demasiado tarde y solo pudo dormir un par de minutos antes que el siguiente día diera inicio.

Durante el desayuno sus ojos se le cerraban y no tenía fuerzas para hablar con sus amigas gallinas. Era tal su cansancio que no tenía hambre y aún estaba decepcionada y enfadada por la actitud de sus amigos. A pesar de todo, decidió brindarles una última oportunidad.

Cuento de la Gallinita Roja

—Ya he sembrado, segado y trillado el trigo. Necesito que me ayuden a llevar los granos al molino para hacer harina ¿Quién me ayudará?

—Yo no —dijo el pato.

—Yo no —dijo el gato.

—Yo no —dijo el perro.

—Está bien, llevaré los sacos de trigo al molino y me haré cargo de todo el trabajo.

La gallina roja estaba molesta. Nunca había pedido ayuda a sus amigos y para un día que les pedía apoyo, huían. Se sentía traicionada y abandonada. A pesar de su tristeza, la gallinita recuperó el buen ánimo y dedicó el día a transportar y moler el trigo. El resultado de su arduo esfuerzo fue una fina y delicada harina blanca. Por fin, la gallinita roja pudo retirarse a descansar.

Al día siguiente despertó con muchas energías y ánimos. Ya había pasado todo el trabajo duro y ahora tocaba una labor mucho más divertida. Con la harina, agua, sal y levadura elaboró una masa y dio forma a unas bellas barras de pan. Las horneó con esmero y pronto el olor a pan caliente se extendió por la granja.

El delicioso aroma atrajo a los tres supuestos amigos de la gallina, quienes corrieron a su casa con la esperanza de pedirle una hogaza de pan.

Cuando llamaron a la puerta, la gallinita roja abrió, pero no les dejó pasar, los miró directo a los ojos y les preguntó con amabilidad:

—¿Quién quiere probar este delicioso pan?

—Yo si —dijo el pato.

—Yo si —dijo el gato.

—Yo si —dijo el perro.

Entonces la gallina erizó sus plumas y gritó a sus amigos:

—¡Pues se quedarán con las ganas! No compartiré nada con ustedes. Los buenos amigos están para lo bueno y también para lo malo. No quisieron estar a mi lado cuando necesité su ayuda, ahora deben asumir las consecuencias. Ya pueden irse de mi casa, estas barras de pan solo serán para mí.

El gato, el perro y el pato se alejaron muy entristecidos, habían aprendido una valiosa lección sobre la amistad y la pereza. Mientras tanto, Marcelina disfrutaba del fruto de su esfuerzo, deliciosas barras de pan recién horneado.

Personajes de la Gallinita Roja

La gallinita roja o The Little Red Hen es una fábula americana que fue recopilada por Mary Mapes Dodge para su publicación en la revista St. Nicholas en el año 1874. Es una fábula que busca enseñar a los niños la importancia del trabajo duro, la iniciativa y el verdadero significado de la amistad, por lo que es una excelente opción para educar a los niños en valores a la vez que se divierten con una linda historia.

Los personajes que destacan en esta historia son:
La Gallinita Roja

  • Marcelina o la gallinita roja: Es una gallinita de muy buen corazón y trabajadora. Por iniciativa propia decide plantar su propio trigo para elaborar pan y desea involucrar a sus amigos. En vista de la traición de estos, ella toma una decisión justa, no compartir con ellos su pan.
  • El perro, el gato y el pato: son los falsos amigos de la gallina, no están para ayudarla durante el trabajo duro, pero si aparecen para compartir con ella en los buenos momentos. Es por eso que ella los desprecia y decide disfrutar sus barras en soledad.

Vídeo Resumen de La Gallinita Roja

Y hasta aquí hemos llegado con este cuento de la Gallinita Roja corto que te hemos resumido en Frases.Top. No olvides que puedes ver la lista completa de todos los cuentos de hadas para niños, así como la lista oficial de cuentos de Frases.Top en la sección principal. Hasta pronto y como siempre, no olvides compartir y seguirnos en nuestras redes sociales si es que aún no lo haces!

Publicado el 29 de septiembre 2020

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.