El Monstruo del Armario

En Frases.Top nos encanta publicar cuentos de terror para niños, porque muchas veces a ellos les encanta las historias de miedo pero no podemos pasarnos contando un relato terrorífico, es por eso que este cuento de El Monstruo del Armario corto y resumido es perfecto para contarles en la cama antes de dormir. Espero que disfrutéis de su historia y personajes, ¡vamos a leerlo!

El Monstruo del Armario para Niños

Había una vez un niño llamado Carlos que temía mucho a la oscuridad. Cuando se hacía de noche, siempre le pedía a su mamá que dejara la luz encendida, pues tenía miedo del monstruo que vive bajo la cama.

Un día sus padres decidieron mudarse de la ciudad y el pequeño tuvo que despedirse de todos sus amigos de la escuela y de su antigua habitación ¡Estaba tan triste! Pronto su tristeza se esfumó al ver su nueva casa, tenía una gran habitación en la cual podría jugar. ¡Incluso tenía estrellas que brillaban en la oscuridad!

Pero la grandiosa habitación tenía un problema y era un enorme armario justo frente a su cama. Ya no temía al monstruo de debajo de su cama, porque se había quedado en su antigua habitación, pero esta nueva casa tenía algo aun peor: Un monstruo en el armario.

Carlos estaba seguro que era un monstruo espeluznante, porque en las noches podía escuchar sus afiladas garras rasgar contra la puerta. También podía escuchar su grave voz, rugiendo su nombre, eso lo hacía imaginar temibles colmillos. Sus pasos eran apagados y arrastrados, por lo que seguramente también estaría cubierto de pelos enmarañados.

El pobre niño siempre ataba la puerta del armario antes de dormir, así el monstruo no escaparía para comérselo durante su sueño. Su mamá incluso le había regalado una cuerda muy gruesa para cerrar la puerta de su armario y que pudiera dormir. A pesar de tan útil regalo, ella no le creía, solo se reía y le enseñaba el armario lleno de ropa ¡Pero solo lo hacía de día! Carlos sabía que los monstruos se ocultan de la luz porque los puede convertir en polvo.

Pero una noche, Carlos no despertó por los gruñidos y pasos del monstruo, sino por su llanto.

—Carlos ¿Por qué eres tan malo conmigo? —sollozaba el monstruo.

El niño estaba seguro que era una treta del monstruo para engañarlo y comérselo, pero el llanto le estaba llegando al corazón y le llenaba los ojos de lágrimas ¿Y si de verdad el malo era él por encerrar al monstruo? Armándose de valor, vistió sus pantuflas, desató las puertas y con un gran suspiro abrió la puerta.

Dentro no se encontraba un gran monstruo ni una feroz criatura. Solo un pequeño ser peludo de su tamaño, con colmillos y garras afiladas, como un gato, o tal vez un tigre. Carlos sonrió al monstruo, porque sus ojos eran oscuros y redondos, como los de un osito de peluche, nada que tuviera los ojos de un peluche podría lastimarlo.

—¿Por qué no me dejabas salir? —preguntó el monstruo con lágrimas en los ojos— ¡Quiero ser tu amigo!

—Pero gruñías todas las noches para comerme—explicó el niño.

—No, jamás podría comerte. Yo solo quiero jugar contigo. Esta es una habitación muy bonita y hace mucho que no hay niños con los cuales jugar. Me siento solo—lloró el monstruo.

—No llores, monstruo del armario, de ahora en adelante yo seré tu amigo—aseguró Carlos tendiéndole la mano.

cuento el mostruo del armario

El monstruo ignoró la mano tendida de Carlos y en cambio lo rodeó con sus grandes y peludos brazos.

Y así quedó sellada una gran amistad, el monstruo y Carlos jugaban durante parte de la noche. El niño incluso corría las cortinas para que el monstruo no se quemara durante el día y pudieran jugar a todas como los mejores amigos que eran.

Un día su mamá entró a su habitación y encontró a Carlos en el armario, jugando con sus cochecitos.

—¿Por qué juegas en el armario? —preguntó con curiosidad.

—Porque el monstruo que vive en él solo quería un amigo y ahora juega conmigo—respondió Carlos señalando al monstruo.

Su madre achinó los ojos para tratar de ver al monstruo, pero los adultos al crecer pierden la capacidad de ver la magia y a las criaturas mágicas, así que no vio nada. Aun así, dijo:

—Qué lindo es. Bueno, si es tu amigo puede quedarse el tiempo que quiera.

Carlos miró a su madre asombrado, no entendía como era tan comprensiva, pero se sintió feliz y continuó jugando con su amigo hasta que las vacaciones terminaron. Carlos empezó a ir de nuevo a la escuela e hizo muchos amigos nuevos. Cada vez tenía menos tiempo para jugar con su amigo el monstruo y un buen día, esté se marchó. Carlos ya no lo necesitaba para hacerle compañía y ser su amigo, así que decidió marcharse. Otro niño en algún lugar necesitaría un peludo amigo que le enseñara a no temer a la oscuridad y a los armarios, pero Carlos siempre tendría un lugar muy especial en su corazón.

Personajes del Monstruo del Armario

  • Carlos: Es un niño que teme mucho a la oscuridad, luego de mudarse, ese temor cambia por el miedo al armario. Cuando descubre que en él solo se oculta un monstruo amigable, decide hacerse amigo de él.
  • Monstruo en el armario: Es un ser pequeño, peludo, con garras, colmillos y grandes ojos como los de un peluche. Es amigable y solo quiere ser amigo de los niños.
  • Mamá de Carlos: Como todas las madres, no cree en monstruos en el armario, pero ayuda a su hijo a superar su temor cuando esté listo para ello.

Vídeo del Cuento El Monstruo del Armario

Y eso es todo amigos, espero que este cuento para dormir del monstruo del armario te haya gustado. De ser así, compártelo en tus redes sociales enlazando a la fuente de Frases.Top para que más personas puedan conocernos. También te invitamos a seguir viendo mas cuentos infantiles y la sección de cuentos de terror para niños. Ah, y por último no olvides seguir nuestras redes sociales, así no te perderás nunca los cuentos que vamos publicando. ¡Hasta pronto!

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.