La Casa de Los Espejos

Continuamos con la serie de cuentos de terror de Frases.Top y lo hacemos esta vez con una leyenda de la ciudad de Cadiz que es bien conocida por los habitantes de allí, porque este cuento o leyenda de la Casa de los Espejos es una historia que no debes desconocer, sobre todo si algún día visitas aquel lugar.

La Leyenda de la Casa de Los Espejos

Cuenta la leyenda que, en Cádiz, una ciudad milenaria, existe una misteriosa casa testigo de un hecho horrendo. Si caminas por la ciudad y te diriges a su parte más antigua, en una zona costera conocida como La Alameda, encontrarás una imponente casa de tres pisos.

Esta enorme propiedad yace vacía, nadie la adquiere y todos parecen huir de ella. Cuenta la leyenda que en esta propiedad yace un espíritu que llora apesadumbrado por los rincones. Los pocos curiosos que han entrado a la propiedad afirman haberla escuchado, o visto atravesar paredes y cruzar las esquinas.

Cádiz fue la cuna del comercio marítimo en el pasado. Era uno de los puertos más importantes de la antigüedad, incluso de le conocía como Tacita de Plata, pues se desembarcaban muchos tesoros, la mayoría provenientes del Nuevo Mundo.

Un almirante muy reconocido era el dueño de aquella casa de tres pisos del siglo XVII o XVIII ubicada en La Alameda, junto al monumento Marqués de Comillas. Estaba casado y tenía una hija a la cual veía muy poco debido a sus constantes viajes, pero la amaba con todo su corazón.

Cada vez que zarpaba en un nuevo viaje, la niña le pedía que le trajera un espejo de las tierras que visitaba, pues le encantaba la magia que tenían estos objetos y contemplarse en ellos con inocencia.

Así, cada vez que el almirante regresaba de un viaje, obsequiaba a su hija un espejo. Fueron tantos los viajes que realizó este hombre de mar que pronto la casa estaba cubierta de espejos. Había de todos los tamaños y diseños. Podías encontrar espejos africanos, chinos, americanos, hindúes y de todos los materiales, madera, cobre, oro, plata, entre otros. El cuarto de la niña era el lugar con más espejos de toda la casa.

Con el paso de los años la niña se convirtió en una hermosa muchacha. El almirante estaba muy orgulloso de la hermosura de su hija y presumía de ello ante su tripulación y ante quien deseara escucharlo.

Lo que el hombre no sabía era que el odio estaba anidando en el corazón de su esposa. Esta malvada mujer empezó a odiar a su hija y la belleza que cada día ganaba, pues en su mente era ella la culpable de la poca atención que su marido le profesaba y el poco amor que recibía de él. Cada vez que regresaba de sus viajes se olvidaba de abrazar a su esposa o agasajarla con regalos.

Con cada nuevo viaje, el odio de la mujer crecía, pues en su vejez observaba como perdía su belleza y como la de su hija crecía como la espuma en el mar.

Como el almirante no pasaba tiempo en casa, desconocía los oscuros sentimientos de su esposa. Completamente inocente del maligno plan que la mujer ideaba en su cabeza, partió en un nuevo viaje.

—Te traeré un hermoso regalo—dijo el almirante a la jovencita—. Nuevos espejos para tu colección. Te quiero mucho, hija mía.

Al ver a su esposo partir de nuevo, la mujer puso en marcha un plan para recuperar a su marido. Esa misma noche envenenó el pescado que sirvió para la cena de su hija.

leyenda de la casa de los espejos

—Es un pescado muy jugoso—dijo la jovencita—. Muchas gracias por la cena, mamá.

La mujer aceptó el agradecimiento de la muchacha y cuando llegó la hora de dormir, descansó como nunca antes, pues llevaba años sin dormir bien a causa del odio y los celos. Al amanecer no encontró a su hija mirándose en los espejos, así que fue a su habitación, donde encontró su mayor deseo hecho realidad.

La joven yacía en el suelo, muerta. El veneno había hecho efecto.

El funeral no tardó demasiado y justo antes de cerrar el ataúd y fingiendo dolor, la madre metió un espejo entre las manos de la muchacha y le susurró para que nadie la escuchara: A ver si a dónde vas puedes mirarte en él.

Pasaron los meses y un día el almirante regresó a casa con varios espejos para ella. No sabía nada de su muerte y la mujer le comunicó aquello como el resultado de un accidente en su ausencia. El pobre hombre quedó tan carcomido por la culpa que decidió quedarse en casa.

Una noche, escuchó la voz de su hija llamarlo al oído. Despertó asustado y se sorprendió al verla en el espejo que se encontraba frente a él.

—Sígueme—le dijo.

El almirante siguió a su hija a través de los espejos de la casa, momento a momento, la joven le reveló la verdad, le mostró cómo fue su muerte y lo mucho que sufrió a causa del veneno.

Iracundo, buscó a su mujer, ella, angustiada y entre lágrimas le confesó toda la verdad, esperando ser perdonada por su amado esposo. Sin embargo, el hombre solo la presentó ante las autoridades, la obligó a confesar su crimen y la encerraron de por vida en un horrible calabozo. Con los años, la mujer murió. Se desconoce si por una enfermedad o por la edad.

Completamente destrozado, el hombre no regresó a la casa, porque el recuerdo de su hija era muy grande. Desapareció y nunca más se supo de él.

Existe un final alternativo para esta leyenda, y es que ocurrió hace tanto que se desconoce la verdad.

Cuentan que luego de que la mujer le dijera que la niña había muerto a causa de una extraña enfermedad, el hombre se volcó a la bebida y solo pisaba la casa para encerrarse en su habitación y llorar a gritos la pérdida de su hija. Su esposa trató de acercársele, pero el hombre rechazaba todo contacto. Solo podía pensar en su pequeña muerta.

La mujer, celosa por el amor que su marido dispensaba a su hija, ahora la odiaba aún más, pues incluso muerta se las arreglaba para separarla de su marido.

Entonces, el espíritu de la joven se le presentó a su padre, le contó la verdad sobre su muerte. El pobre almirante vio en uno de los espejos como su mujer envenenaba el pescado y luego, como su hija moría entre gemidos de dolor y fuertes convulsiones

Fue donde su mujer y la asesinó de forma cruel, luego, escribió una nota explicando toda la historia, tomó su arma de reglamento y se suicidó. Así, terminó la tragedia de la familia que vivió en esta casa en Cádiz.

Se dice que el escándalo que provocaron los asesinatos y el suicidio fue tan grande que nadie quiso acercarse a la casa, nadie, solo los jóvenes del lugar, que siempre acuden a la casa en busca de experiencias paranormales.

Sin importar cuál sea el final de esta trágica historia, lo único en lo que coinciden los testigos es en sus experiencias. Los jóvenes y adultos que entraron a esta casa afirman que todos los espejos están cubiertos por sábanas, pero que, si levantas alguna, podrás encontrarte con el espíritu de la joven, el cual te mirará con tristeza, pues solo ansía reunirse con su padre.

Otros relatos aseguran que el espíritu de la niña se aparece en las esquinas del lugar, en los espejos e incluso, cerca de quienes visitan la casona. También dicen que se escuchan llantos, lamentos y gritos de dolor, como si las paredes recordaran los terribles hechos acaecidos en el lugar.

Por esto la casona estuvo deshabitada por años. No recibió rehabilitación alguna durante años hasta hace poco. Fue rehabilitada y remodelada y ahora es un lugar donde puedes rentar o comprar pisos de lujo. Sin embargo, nadie los ha rentado o comprado ¿Será que el espíritu de la niña habita en ellos? ¿Será la superstición que pesa sobre sus paredes?

Personajes de la Casa de los Espejos de Cadiz

  • El Almirante: Era un hombre muy amable y buen padre, aunque atareado. Sus continuos viajes lo mantenían lejos de su hogar, de su hija y de su esposa, por lo que no pudo evitar la tragedia.
  • La mujer del Almirante: Era una mujer muy celosa, que, pese a tener un buen marido, empezó a sentir enfermizos celos contra su hija. El odio que le tenía creció de tal manera que la envenenó para obtener de nuevo el amor de su hija.
  • La niña: Era una niña inocente cuya única afición era coleccionar espejos y mirarse en ellos.

Vídeo de la Historia de la Casa de los Espejos

Espero que la historia de la leyenda urbana de la Casa de los Espejos de Cadiz te haya parecido interesante. Si te ha gustado, puedes ver más cuentos de terror cortos en Frases.Top, así como seguir viendo toda la sección de historias y cuentos cortos. También te pedimos que si te ha gustado, compartas esta historia en tus redes sociales sin omitir el enlace a la fuente para que más personas puedan conocernos, y por supuesto, te recomendamos seguirnos para estar siempre al día de más historias y cuentos como éste. Hasta pronto!

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.