Minotauro

Hoy vamos a adentrarnos en otra de las historias o leyendas más conocidas de la antigua Grecia, y es que el siguiente resumen del mito de Minotauro o también conocido como Teseo y el Minotauro o el Laberinto de Creta es una de las obras cuya explicación e historia que te ofrecemos en Frases.Top merece la pena conocer. ¡Vamos con ella!

Resumen del Mito de Minotauro

Hace muchos años Asterión, rey de Creta, murió y dejó una vacante en el trono. Su hijo, Minos, deseaba el poder, por lo que pidió ayuda al dios Poseidón para que las personas de Creta lo aclamaran como un rey.

Poseidón escuchó las peticiones del hombre e hizo salir del mar un hermoso toro blanco. Minos prometió sacrificarlo en su nombre tan pronto tomara el trono. Sin embargo, luego de ser nombrado rey, Minos quedó prendado de la belleza del animal y lo ocultó en el rebaño de su palacio. Para engañar a Poseidón, sacrificó otro toro en su lugar.

El dios de los mares se enteró y entró en cólera, decidió vengarse del joven rey. Para lograrlo, inspiró en Pasífae, esposa de Minos, un extraño e incontenible deseo por el hermoso toro blanco.

Tal era el deseo por el toro, que Pasífae pidió ayuda a Dédalo, artesano y arquitecto muy habilidoso. Dédalo construyó para la reina una vaca de madera recubierta de piel de vaca auténtica. De esa forma, Pasífae logró engañar al toro blanco, quien yació con ella. De esta unión nació un monstruo: el Minotauro.

El Minotauro tenía cuerpo de hombre y cabeza de toro. Al descubrir a la criatura, Minos ordenó a Dédalo que construyera un laberinto tan complejo que nadie pudiera salir de él. Fue así como Dédalo construyó una magnifica estructura con cientos de caminos que se entrecruzaban, solo uno llevaba al centro. Una vez estuvo listo, Minos escondió en el centro al Minotauro.

Cada luna nueva era necesario sacrificar a un hombre para que el Minotauro pudiera comer, pues solo consumía carne humana. Si no era alimentado, escapaba de su laberinto y sembraba el terror y la muerte en Creta.

El rey Minos tenía otro hijo llamado Androgeo. El joven acudió a Atenas para participar en los juegos deportivos y resultó vencedor. Lamentablemente, antes de poder regresar a Creta, fue asesinado por atenienses.

Al enterarse, Minos enfureció, juró vengarse y le declaró la guerra a Atenas. El rey reunió un poderoso ejército y asedió Atenas.

Atenas no esperaba un ataque tan poderoso y sus ciudades estaban siendo afectadas por una peste que debilitó a sus habitantes, por lo que pronto tuvieron que rendirse y negociar la paz con Minos.

Minos recibió a los embajadores de Atenas y les explicó que habían matado a su hijo y que si no deseaban caer por su espada, debían de ofrecer algo de gran valor.

Aconsejados por el oráculo de Delfos, los embajadores ofrecieron un tributo a Minos para calmar su ira. Atenas enviaría cada nueve años a siete jóvenes efebos y siete doncellas a Creta, para que con sus vidas pagaran la de Androgeo.

—Muy bien, acepto su tributo, pero sepan que los jóvenes serán ofrecidos al Minotauro —repuso Minos—. Morirán en sus fauces.

Los embajadores tuvieron que aceptar tan crueles condiciones, pero apelaron al corazón del rey para que les concediera una concesión.

—Está bien, si alguno de los efebos logra derrotar al Minotauro, Atenas se verá libre de su tributo hacia Creta —prometió.

Los años pasaron y Atenas ya había pagado dos veces el tributo a Creta. Para hacerlo, enviaba hacia Creta un barco impulsado con velas negras, en él viajaban las siete doncellas y los siete jóvenes que serían liberados en el laberinto y que estarían condenados a vagar por días en sus caminos y para enfrentar por fin una terrible muerte en manos del minotauro.

Llegó el día en el cual Atenas debía pagar por tercera vez el tributo y el nombre de las victimas estaba por ser sorteado. Entonces Teseo, hijo único de Egeo, rey de Atenas, le propuso a su padre embarcarse como parte del tributo. Deseaba arriesgar su vida para librar a Atenas de tan terrible castigo.

Mito del Minotauro

Egeo accedió y al día siguiente Teseo y sus compañeros embarcaron.

—Padre, te prometo cambiar las velas negras de este navío por velas blancas si logro derrotar al monstruo —juró Teseo.

El barco llegó a Creta y los jóvenes fueron enviados bajo custodia a una prisión a las afueras de la ciudad, donde permanecerían hasta que llegara su turno de ser llevados al laberinto. Esta prisión era reservada solo para quienes iban a ser sacrificados y estaba rodeado por un parque que limitaba con el jardín donde las hijas de Minos, Fedra y Ariadna, paseaban.

Pronto se corrió la voz de la belleza y fuerza de Teseo, los rumores llegaron a oídos de las doncellas y la mayor, Ariadna, decidió conocer al joven ateniense.

Fue amor a primera vista y ello llevó a Ariadna a ayudar a Teseo a superar la prueba del laberinto. La joven acudió a Dédalo y le preguntó por la salida del laberinto, el arquitecto le respondió que él lo había diseñado de tal forma que podías sobrevivir si marcabas el camino con un ovillo de hilo.

Luego de conocer este secreto, Ariadna acudió junto a Teseo y le entregó un gran ovillo de hilo.

—Si lo atas a la entrada del laberinto y lo devanas en el camino, podrás encontrar el camino de regreso después de matar al minotauro —explicó la joven.

Ariadna también sacó de su vestido un puñal y lo entregó a su amado.

—Esconde el puñal y el ovillo muy bien, si mi padre se llega a enterar de esto, de seguro me matará —explicó a toda prisa—. Así que una vez mates al minotauro, debes llevarme contigo a Atenas.

Teseo aceptó y al día siguiente fue conducido junto a los otros tributos al laberinto. Esperó a que los guardias se alejasen y con sumo sigilo ató el extremo del ovillo al muro. Avanzó hacia el centro del laberinto dejando que el hilo se devanara poco a poco.

Pronto se encontró con el feroz Minotauro, que lo esperaba hambriento. El joven guardó la calma y esperó a que el minotauro saltara sobre él, momento que aprovechó para hundir el puñal en su cuerpo.

Después de asegurarse de la muerte del Minotauro, el joven siguió el hilo hasta la salida del laberinto. Una vez libre, buscó a Ariadna y a Fedra y las condujo a escondidas hasta su barco.

Teseo no cabía en sí de felicidad, había salvado a su ciudad y tenía a su gran amor de su lado, pero una furiosa tormenta se desató y se vieron obligados a anclar el navío en la isla de Nassos para evitar naufragar. Una vez se despejó la tormenta, descubrieron que Ariadna no estaba por ninguna parte. Luego de días de búsqueda, decidieron dirigirse a Atenas.

Resultó que la joven había sido raptada por Dionisio, quien enamorado de ella la llevo consigo a Lemnos, donde yacieron juntos y tuvieron cuatro hijos: Estáfilo, Enopión, Toante y Parapeto.

Tan distraído estaba Teseo por su pena que olvidó cambiar las velas negras del barco tal y como había acordado con su padre. Este, al ver llegar el barco creyó que su hijo había muerto en las garras del Minotauro. Preso del dolor, corrió hasta una torre alta y se arrojó al mar que hoy en día lleva su nombre: Egeo.

Explicación de la Leyenda de Teseo y el Minotauro

El Minotauro es un monstruo de la mitología griega, su nombre significa «Toro de Minos” fue el hijo del Toro de Creta y Pasífae y estuvo condenado a pasar su vida en el laberinto de Creta.

La versión más completa de este mito fue recopilada en la Biblioteca mitológica de Apolodoro y a partir de ella surgieron diferentes versiones, una de las más conocidas fue la que compartimos contigo en el resumen anterior.

La historia del minotauro tiene diferentes interpretaciones. La interpretación histórica se relaciona con la sumisión a la que estaba sometida Grecia continental a Creta durante el período minoico.
Minotauro
Desde un punto de vista más espiritual y mental, el minotauro representa la oscuridad en el ser humano, los deseos irracionales, los vicios y los crímenes. Es una imagen de la oscuridad que no deseamos aceptar y ocultamos, pero que continúa siendo visible.

Cuando somos capaces de autocriticarnos y aceptar esa sombra como parte de nosotros, podemos derrotarla.

El laberinto del relato representa la vida, cuando somos guiados por la sombra, solo creemos que existe un camino hacia el centro, un solo camino para la vida. Cuando somos capaces de autocriticarnos y abrir los ojos, encontramos como Teseo, una solución a este problema y descubrimos que existen muchos otros caminos a tomar.

Vídeo del Mito de Teseo y el Minotauro

Y hasta aquí nuestro resumen de Frases.top y todo lo referente al mito de Teseo y el Minotauro, así que si te ha gustado no dudes en compartir como seguirnos, así como echarle un vistazo a los otro muchos mitos que tenemos para ti, así como a la sección principal de cuentos para niños infantiles. ¡Hasta la próxima!

Actualizado el 30 de noviembre 2020

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.