Prometeo

Continuamos adentrandonos en el mundo de la mitología antigua, para hablarte de otra de esas historias tan conocidas del mundo antiguo, y es que el siguiente mito de Prometeo que encontrarás resumido y explicado en Frases.Top en sus diferentes versiones no será jamás olvidado. ¡Vamos a verlo!

Resumen del Mito de Prometeo

Según la historia más aceptada, Prometeo era el hijo de Jápeto y la oceánide o ninfa del océano Asia (o de la oceánide Clímene). Era el hermano de los titanes Atlas, Menecio y Epimeteo. El joven Prometeo superaba a sus hermanos en astucia y capacidad para los engaños.

Otra historia cuenta que Prometeo era hijo de Gea o Temis mientras que otro mito asegura que era hijo de Hera y el gigante Eurimedonte, este había secuestrado a la diosa en su adolescencia y la había violado, engendrando a Prometeo, lo que provocó la furia de Zeus.

Sin importar su origen, lo importante es recalcar que Prometeo no temía a los dioses y era un benefactor de la humanidad, pues había sido su creador. Además, había sido recibido en el Olimpo porque se había negado a participar en la guerra entre titanes y dioses, por lo que a él y a su hermano se les ordenó la tarea de crear criaturas con grandes capacidades para que poblaran la Tierra.

Epimeteo creó a los animales y les otorgó características como la fuerza, la rapidez, el valor, el pelaje y las patas o garras para sobrevivir. Aun así, debía crear una criatura superior a todas, pero no tenía idea de cómo hacerlo, por lo que acudió con su hermano Prometeo en busca de ayuda.

Prometeo pronto encontró una solución, dotó a los seres humanos de una forma más noble y moldeó en el barro una criatura con la capacidad de andar en dos piernas, la habilidad de trabajar y construir y el poder de domesticar a los animales de Epimeteo y recoger los frutos que daba la tierra.

Fue así como Prometeo y su hermano Epimeteo crearon a la humanidad y a los animales, respectivamente, y por esa razón, tenían el deber de proveerles todo lo que necesitarán para vivir. Prometeo entonces decidió otorgarle un último don a la humanidad y les entregó el conocimiento necesario para hacer fuego a partir de una chispa del carro del sol. Era un regalo muy valioso que la humanidad cuidó con esmero pues les permitió construir poco a poco grandes civilizaciones y desarrollar el conocimiento y las artes.

El dios Zeus enfureció ante tal osadía, nadie debía ofrecer el fuego del Olimpo a los humanos, pero lo dejó pasar gracias a los sacrificios que realizaba la humanidad en su nombre.

Sin embargo, Prometeo no podía dejar de proteger a la humanidad y pronto notó lo injusto de los sacrificios. Los humanos debían de sacrificar un buey a Zeus y dejarle todo el animal a él, o al menos, lo mejor del mismo.

Prometeo decidió dividir el sacrificio en dos partes. En una de ellas colocó la piel, la carne y las vísceras y las ocultó debajo del vientre del buey. En la segunda mitad solo dejó los huesos, pero los cubrió con una grasa de aspecto apetitoso.

Zeus se dejó llevar por la imagen y eligió la capa de grasa. Pronto estalló en cólera al ver que había elegido solo los huesos, pero el daño estaba hecho. La humanidad empezó a quemar a los dioses los huesos y la grasa y dejó para si la carne del animal.

Indignado por tal engaño, Zeus robó el fuego a la humanidad y lo regresó al Olimpo. Viendo esto, Prometeo subió de nuevo al Olimpo y volvió a robarlo del carro del sol o carro de Helios y lo retornó a la humanidad en el tallo de una cañaheja, una planta que arde con mucha lentitud y que permite mantener el fuego por mucho más tiempo.

Mito de Prometeo

Al ver que la humanidad contaba de nuevo con fuego, Zeus enfureció y decidió castigar no solo a Prometeo, sino a su hermano, Epimeteo y por supuesto, a la humanidad. Es en este punto en el cual crea a la primera mujer: Pandora y surge el mito de la caja de Pandora.

En cuanto a Prometeo, Zeus decidió aplicar un castigo ejemplar. Hizo capturar a Prometeo y ordenó que lo llevaran al Cáucaso, allí fue encadenado a una roca por Hefesto, Bía y Cratos, entonces, Zeus envió un águila, hija de Tifón y Equidna con una sencilla orden: comer día tras día el hígado de Prometeo.

Como el titán era inmortal, su hígado volvía a crecer durante la noche, razón por la cual el águila regresaba al día siguiente para volver a comer. Este terrible castigo duraría para toda la eternidad.

Por supuesto, Prometeo no sufrió por toda la eternidad, fue liberado por Heracles, hijo de Zeus. El joven héroe se cruzó en uno de sus viajes con Prometeo y disparó una flecha al águila que devoraba su hígado, liberándolo así del castigo impuesto por su padre. A cambio de tal acto, Prometeo le explicó a Heracles como obtener las manzanas doradas de las Hespérides.

Como había sido su propio hijo quien había roto el castigo en un acto de misericordia y liberación que lo llenaba de gloria, Zeus se vio imposibilitado de actuar. Permitió la libertad de Prometeo, pero lo condenó a llevar un anillo unido a un trozo de la roca a la que había estado encadenado.

Otras versiones:

Otras versiones, en especial aquella recopilada en el Protágoras de Platón, afirma que Prometeo deseaba lo mejor para la humanidad y luego de crearla robó el fuego del Olimpo junto a las artes de Hefesto y Atenea, para que los seres humanos no solo pudieran calentarse, sino que contaran con la sabiduría para ganarse la vida y crecer.

Esta ofensa tuvo el mismo castigo, la Caja de Pandora para Epimeteo y la humanidad y el suplicio del águila para Prometeo.

En otra versión, Prometeo fue liberado por Hefesto a cambio de una información de importancia para Zeus. Le dijo a este que debía evitar acostarse con la nereida Tetis, porque tendría un hijo que superaría en fuerza a su padre, sin importar quien fuera. Por esta razón, Zeus evitó tomar a Tetis como una consorte. Tetis fue desposada por Peleo y tuvo a Aquiles, héroe que llegó a ser más fuerte que su padre.

Otro mito nos cuenta que Prometeo enseñó a los seres humanos las ciencias, la escritura, domesticación de animales, medicina, el manejo de los metales y todas las artes. Esto ayudó a la humanidad a desarrollarse, pero aún necesitaban del fuego. Por eso, Prometeo lo robó para ellos, ganándose el castigo de Zeus.

Prometeo fue liberado por Heracles, quien además hirió al centauro Quirón con una flecha envenenada. Como la herida le causaba un terrible tormento, el centauro le pidió a Zeus que le quitase la inmortalidad y le permitiese sustituir a Prometeo en la roca. Fue así como Prometeo regresó de nuevo al Olimpo.

Significado y Explicación del Mito de Prometeo

Para la mitología griega, el Titán Prometeo es amigo y creador de los seres humanos, llegando a sufrir un gran suplicio a cambio de ofrecernos el fuego necesario para nuestro desarrollo.

Aunque no lo creas, este mito tiene su origen en la India, siendo una historia muy espiritual por su significado. Incluso, la religión cristiana llegó a tomar el fuego de Prometeo como una alegoría a la rebelión de Lucifer, pues el Titán abandonó el Olimpo para vivir entre los seres humanos.

Desde un punto de vista espiritual, Prometeo es considerado un dios creador o Devas, salvador de la humanidad que busca el desarrollo espiritual del ser humano.

El robo del fuego divino no solo permitiría a la humanidad aprender a controlarlo y crecer, sino iniciar un camino de evolución espiritual hasta convertirse en un animal superior, en un dios potencial que tendría el poder de tomar el reino de los cielos. Este era el gran temor de Zeus y fue la razón por la cual castigó a Prometeo.
Prometeo
En su época el mito también servía para diferenciar al ser humano de los animales. Al ser creados por Prometeo a imagen y semejanza de los dioses y con ayuda del fuego divino, nos dio un regalo que nos diferenciaba de los animales: la inteligencia o la razón.

De este mito también podemos extraer un gran mensaje y es el desarrollo de la humanidad debido a la supervivencia. El ser humano busca el conocimiento, el fuego, para poder desarrollarse y superar aquellos problemas que le presenta la vida cotidiana. Es decir, todo descubrimiento siempre será antecedido por una necesidad.

Otro significado espiritual y poderoso en este mito es la evolución del ser humano. Cuando el fuego nos es entregado, se rompe todo vínculo de dependencia con las divinidades y su sometimiento hacia nosotros. Los dioses tenían el fuego, el poder o conocimiento, cuando este es robado a los dioses y entregado en nuestras manos, se nos da el libre albedrío, es decir, la capacidad de independizarnos y alejarnos de su sometimiento.

El primer engaño de Prometeo también guarda un gran significado o enseñanza, pues demuestra que no basta con tener el poder de los dioses si no eres precavido y te dejas llevar por el orgullo, tal y como le ocurrió a Zeus, que terminó solo con los huesos y la grasa de los sacrificios.

Este mito también nos muestra un detalle importante, el carácter defensivo con la cual los dioses toman el desarrollo y progreso humano. El castigo a Prometeo y de la Caja de Pandora no solo son una la respuesta de los dioses a sus burlas y engaños, sino una muestra del poder de los dioses y una respuesta ante el avance de la humanidad en forma de maldiciones y un castigo eterno para el Titán.

Vídeo del Mito Prometeo

Solo espero que hayas disfrutado con esta historia de Prometeo, y de ser así nos compartas para ayudarnos a seguir creciendo. También te invitamos a ver todas nuestras leyendas mitológicas, así como la sección principal de cuentos infantiles cortos para niños. ¡Hasta la próxima!

Actualizado el 30 de noviembre 2020

Licencia de Creative CommonsEsta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.